Demasiado ruido

Cuanto más tenemos que hacer y más rápido vamos por la vida, menos nos hacemos cargo de nosotros mismos a nivel interno, de hecho, la hiperactividad y el ruido son mecanismos que hemos creado para desconectar de nosotros mismos, de nuestros dolores, vacíos, miedos, inseguridades e incertidumbre vital. El problema es que lo no visto, lo no atendido no desaparece, sigue latente y aparecerá algún día, eso si no se expresa antes con una enfermedad.

Demasiado ruido

Cuanto más tenemos que hacer y más rápido vamos por la vida, menos nos hacemos cargo de nosotros mismos a nivel interno, de hecho, la hiperactividad y el ruido son mecanismos que hemos creado para desconectar de nosotros mismos, de nuestros dolores, vacíos, miedos, inseguridades e incertidumbre vital. El problema es que lo no visto, lo no atendido no desaparece, sigue latente y aparecerá algún día, eso si no se expresa antes con una enfermedad.

El arte de ser consciente

Meditar es el arte de ser consciente de nosotros mismos sin interferir (mentalmente) en los procesos internos y permitiendo que el organismo y el inconsciente haga lo que tenga que hacer para autoregularse y para sanarse, esto es lo que sucede cuando quitamos al controlador interno (el ego) que quiere interferir en todo lo que ocurre dentro y fuera de uno.

Cualquier ser vivo en la naturaleza tiende a desarrollarse lo mejor que puede en la medida que las circunstancias se lo permita, si esto es así para los seres vivos ¿Por qué no va a serlo para nuestro propio cuerpo, mente y emoción? La meditación en silencio y quietud opera en esto, en realidad nosotros no hacemos nada, lo único que hacemos es crear las circunstancias como si pusiéramos abono, buena tierra y proveyéramos de sol a la semilla de la planta para que esta haga el resto que es crecer y desarrollarse hasta ser la mejor versión de si misma.

El arte de ser consciente

Meditar es el arte de ser consciente de nosotros mismos sin interferir (mentalmente) en los procesos internos y permitiendo que el organismo y el inconsciente haga lo que tenga que hacer para autoregularse y para sanarse, esto es lo que sucede cuando quitamos al controlador interno (el ego) que quiere interferir en todo lo que ocurre dentro y fuera de uno.

Cualquier ser vivo en la naturaleza tiende a desarrollarse lo mejor que puede en la medida que las circunstancias se lo permita, si esto es así para los seres vivos ¿Por qué no va a serlo para nuestro propio cuerpo, mente y emoción? La meditación en silencio y quietud opera en esto, en realidad nosotros no hacemos nada, lo único que hacemos es crear las circunstancias como si pusiéramos abono, buena tierra y proveyéramos de sol a la semilla de la planta para que esta haga el resto que es crecer y desarrollarse hasta ser la mejor versión de si misma.